lunes, 9 de noviembre de 2015

martes, 22 de septiembre de 2015

domingo, 31 de mayo de 2015

MIX: Mural en barrio patronato & Rugendas

Hace unos días me tope con un hermoso mural en barrio Patronato en Santiago de Chile


Y las ganas de hacer un mix con un clásico de la pintura chilena era inmediato, elegí a Mauricio Rugendas y una de sus pinturas famosas "Zamacueca"


Elegida la imagen ahora a recortarla


Y lograr el mix correspondiente

Confío en que les agrade


lunes, 12 de enero de 2015

Un pez dando vuelta la esquina

Mientras tanto Un PEZ dando vuelta la esquina en calle Miraflores esquina Monjitas en Santiago de Chile


 Y su versión en GRIS


domingo, 11 de enero de 2015

Té de semilla de sandía & limpiar riñones

Té de semilla de sandía – la bebida más eficaz para limpiar riñones
Semillas de sandía y una de las formas para mejor aprovecharlas.
Una de las formas más recomendables para usar las semillas de sandía y aprovechar sus propiedades, es haciendo un té.
Las semillas de la sandía son ricas en citrulina, un compuesto orgánico con propiedades antioxidantes. Dilatan los vasos sanguíneos, y por lo tanto ayuda en el tratamiento de la arterosclerosis, la hipertensión y la angina de pecho.
A principios del siglo 20, un grupo de científicos americanos explicó que las semillas de sandía son eficientes en el tratamiento de enfermedades renales e infecciones urinarias.
Según sus resultados, el té de semillas de la sandía es un excelente diurético y se recomienda para los pacientes que necesitan eliminar las piedras en los riñones y el tracto urinario.
Se recomienda la siguiente receta:

  • Tritura y has polvo a 4 cucharadas de semillas de sandía fresca (siempre busca por lo orgánico).
  • Cocer las semillas en 67 oz / 2 litros de agua durante 15 minutos.
  • Este té es suficiente para dos días y tratar de tomarlo en dosis iguales.
  • No lo bebas en el tercer día.
  • Repite el mismo procedimiento por un par de semanas, siguiendo las mismas instrucciones.
  • Beber por dos días, y luego hacer un descanso.

Fuente: Vida Lucida